ERGODEP

Prevención de riesgos ergonómicos y psicosociales en los centros de atención a personas en situación de dependencia en la comunidad valenciana

EXIGENCIAS PSICOLÓGICAS

Las exigencias psicológicas incluyen una gran variedad de exigencias que podemos agrupar en exigencias cuantitativas, exigencias cognitivas, exigencias sensoriales, exigencias emocionales y exigencia de esconder emociones.

De todas ellas, aquí trataremos, por su relevancia en el trabajo de atención a la dependencia las exigencias cuantitativas, las emocionales y la de esconder emociones.

Las exigencias psicológicas cuantitativas

Se definen como la relación entre la cantidad o volumen de trabajo y el tiempo disponible para realizarlo. Si el tiempo es insuficiente, las altas exigencias se presentan como un ritmo de trabajo rápido, imposibilidad de llevar el trabajo al día, o acumulación de trabajo, que también puede tener relación con la distribución temporal irregular de las tareas.

Las exigencias emocionales

Incluyen aquellas que afectan nuestros sentimientos, sobre todo cuando requieren de nuestra capacidad para entender la situación de otras personas que también tienen emociones y sentimientos que pueden transferirnos, y ante quienes podemos mostrar comprensión y compasión. Puede ser un equilibrio muy complicado, ya que el trabajador o trabajadora tiene que tratar de no involucrarse en la situación y de no confundir los sentimientos por ejemplo de sus clientes, personas o alumnos con los suyos propios. Esta situación es frecuente en las profesiones dirigidas a prestar servicios a las personas, en las que los y las trabajadoras deben usar sus habilidades profesionales, sus capacidades personales y a la vez dejar su vida privada al margen. Pero esta diferenciación puede ser difícil si las exigencias emocionales son excesivas.

La exigencia de esconder las emociones

Afecta tanto a los sentimientos negativos como los positivos, pero en la práctica se trata de reacciones y opiniones negativas que el trabajador o trabajadora esconde a los clientes, los superiores, compañeros, compradores o usuarios por razones "profesionales".

  • No disponer de tiempo suficiente para acabar el trabajo
  • Tener que trabajar de forma rápida para poder finalizar todas las tareas.
  • Cuesta olvidar los problemas del trabajo
  • El trabajo, en general, es desgastador emocionalmente
  • El trabajo requiere que el trabajador tenga que esconder sus emociones

Opiniones expresadas por personas entrevistadas pertenecientes al colectivo de trabajadores de residencias:

Exigencias cuantitativas:

  • "Las personas residentes requieren mucha atención y en ocasiones son muy exigentes"
  • "En el tiempo de trabajo, si corres mucho, puedes acabar. Sería conveniente tener más tiempo porque la calidad con la que atiendes a los residentes no es buena"
  • "Con el tiempo siempre andas muy justa". "No hay tiempo suficiente para hacer todo el trabajo".
  • "Cuando hay muchas tareas urgentes organizarse es difícil. Las responsabilidades de mi cargo, dependen de etapas a lo largo del año, hay momento muy complicados y otros más llevaderos... también hay que aprender a delegar en otras personas".

Exigencias emocionales:

  • "Este trabajo es muy desgastador emocionalmente. Ver una persona que estaba bien un día y al siguiente no lo está y ver cómo van bajando poco a poco."
  • "En cuanto a las emociones, tienes que tener a nivel emocional una empatía con todo el mundo, conocimientos teóricos y prácticos que tiene un coste propio personal porque te llevas los problemas a casa, aunque te vas acostumbrando..."
  • "…llevarte los problemas del trabajo a casa y cuando cometes algún error, más".

Exigencia de esconder emociones:

  • "El trabajo obliga a ocultar tus emociones porque los problemas personales te los dejas fuera, si los ancianos te ven mal al final lo pasan mal ellos también"
  • "Esconder emociones y callarte tu opinión, "sobre todo con la familia de los residentes"

El diseño del proceso de trabajo debe proteger la salud y seguridad del trabajador, fomentar el bienestar y facilitar la ejecución de las tareas a realizar, evitando especialmente aquellas que supongan una demanda excesiva (sobre-exigencia) o por el contrario insuficiente (sub-exigencia). Algunas recomendaciones a este respecto son:

    • Examinar las tareas que son consideradas más dificultosas o pesadas: manejo de cargas, condiciones ambientales extremas, horarios irregulares, tareas repetitivas y monótonas, trabajos muy sencillos, etc.
    • Organizar las tareas:
      • Establecer objetivos de trabajo claros.
      • Marcar prioridades en las tareas.
      • Adecuar el volumen de trabajo a realizar al tiempo necesario para su correcta ejecución.
      • Evitar a la persona sensaciones continuadas de urgencia y apremio de tiempo
  • Adecuar la cantidad de trabajo al tiempo que dura la jornada a través de una buena planificación como base de la asignación de tareas.
  • Mejorar equipamientos y herramientas.
  • Rediseñar la distribución de tareas entre trabajadores para equilibrar cantidad de trabajo en los centros ("hacer la rueda").
  • Establecer procedimiento de asignación de tareas justo (diseñar de forma participativa).