ERGODEP

Prevención de riesgos ergonómicos y psicosociales en los centros de atención a personas en situación de dependencia en la comunidad valenciana

TIEMPO DE TRABAJO (HORARIO Y TURNOS)

El tiempo de trabajo, su duración y su distribución, es uno de los aspectos de las condiciones de trabajo que tiene una repercusión más directa sobre la vida laboral y familiar diaria. Un mal diseño del tiempo de trabajo puede causar numerosos problemas de tipo físico y psicológico. El tiempo de trabajo incluye aspectos tales como:

  • Horario
  • Turnos
  • Trabajo nocturno
  • Pausas y descansos

El trabajo a turnos y nocturno puede producir una alteración del ritmo biológico, así como cambios en los hábitos alimentarios y perturbaciones en la vida familiar y social. El deterioro en la salud física puede manifestarse, en principio por alteración de los hábitos alimentarios y, a largo plazo, mediante alteraciones más graves: gastrointestinales, cardiovasculares, neurológicos, etc.

Numerosas investigaciones establecen que los efectos adversos del trabajo por turnos se incrementa con la edad, siendo el grupo crítico de edad más comprometido el comprendido entre los 40 y los 50 años. Asimismo existen indicios de que la adaptación de los ritmos circadianos a las exigencias del trabajo por turnos es más lenta en trabajadores de la edad madura que en los más jóvenes.

El trabajo nocturno afecta especialmente a DUE y gerocultores. El trabajo a turnos puede afectar, además, a otros profesionales (responsables, médico, cocinero, limpieza).

Una situación frecuente en los centros pequeños es el de tener que distribuir el trabajo a tiempo parcial entre diferentes centros. Esto hace que el trabajador afectado carezca de de un centro estable de trabajo y que gaste tiempo diario (normalmente fuera de su horario de trabajo) en desplazamientos. Esta situación suele darse en profesionales como médicos, psicólogos, trabajadores sociales, TASOC y fisioterapeutas.

Diseñar el horario de trabajo puede ser complicado en algunos puestos en los que se ha de prestar un servicio las 24 horas del día. Para el resto de puestos existen diversas opciones (jornada continua, partida, flexible, etc.). Cada uno de estos horarios tiene sus ventajas y sus inconvenientes. En general, la organización de los turnos debe basarse en la protección de la salud de los trabajadores, debiendo evitarse los horarios muy rígidos y, procurar que, en la medida de lo posible, el trabajador pueda elegir.

Mejorar las condiciones del trabajo a turnos y nocturno supone actuar a nivel organizativo y, aunque no existe el diseño de una organización de turnos óptima, pueden establecerse unos criterios para conseguir unas condiciones más favorables. La actuación debe basarse, principalmente, en intentar respetar al máximo los ritmos biológicos de vigilia-sueño y alimentación, así como las relaciones familiares y sociales. Las recomendaciones básicas cuando ha de realizarse un trabajo a turnos son las siguientes:

  • Contar con la participación de los trabajadores, para conseguir un equilibrio entre las necesidades del centro y las preferencias de éstos. La participación de los trabajadores es necesaria en las fases de análisis, planificación y diseño de los turnos, tanto en la distribución y configuración de los turnos como en la determinación de los equipos.
  • Es importante dar a conocer con antelación el calendario con la organización de los turnos, de manera que los trabajadores puedan planificar adecuadamente su vida extra-laboral.
  • En cuanto a la duración de los turnos, actualmente se tiende a realizar ciclos cortos (se recomienda cambiar de turno cada dos o tres días), porque de esta forma los ritmos circadianos apenas llegan a alterarse. Sin embargo este sistema puede generar más problemas sociales y familiares al trabajador. Por ello, es por lo que se hace necesaria la participación del trabajador, en la planificación y elección de los turnos.
  • Respetar al máximo los ciclos de sueño, evitando que el turno de mañana empiece a una hora demasiado temprana. El sistema de tres turnos es mejor con los siguientes horarios: 7-15-23 horas ó 8-16-24 horas.
  • Aumentar el número de períodos en los que se puede dormir de noche: posibilidad de descanso después de hacer el turno de noche, acumular días de descanso y ciclos de rotación distintos a lo largo del año.
  • Limitar la edad para la realización del trabajo a turnos. Los trabajadores del turno de noche no deben ser menores de 25 años o mayores de 50. La OIT recomienda que a partir de los 40 años el trabajo nocturno continuado sea voluntario.
  • Reducir la carga de trabajo durante el período nocturno, ya que se necesita un mayor esfuerzo para conseguir los mismos resultados que durante el trabajo diurno. Programar aquellas actividades que se consideran imprescindibles, intentando evitar tareas que supongan una elevada atención en la franja horaria entre las 3 y las 6 horas de la madrugada. Como norma general se recomienda, además, que los turnos de noche nunca sean más largos que los de mañana.
  • Evitar el trabajo nocturno continuado y sin rotaciones. Después de dos o tres turnos de noche consecutivos dar al menos una jornada completa de descanso. Asimismo, toda organización de turnos debe prever fines de semana libres de al menos dos días consecutivos.
  • Todo turno debe incluir una pausa amplia que posibilite una comida caliente, con el fin de asegurar la adecuada nutrición de los trabajadores. Para ello han de instalarse espacios adecuados y prever tiempo suficiente para comer.
  • Mantener los mismos miembros en un turno de manera que se faciliten las relaciones estables.
  • Establecer un sistema de vigilancia médica que detecte la falta de adaptación y pueda prevenir situaciones irreversibles.

Las pausas de descanso, alivian la fatiga producida por la carga de trabajo, no sólo física sino también sensorial y/o mental, y por las condiciones ambientales y sociales del entorno. Las pausas deben ser tanto más frecuentes y/o prolongadas cuanto más estático sea el esfuerzo que realiza el trabajador, sobre todo en posturas forzadas o asimétricas. La organización de las pausas ha de estar en consecuencia con el tipo de trabajo que se realice. Algunas orientaciones son:

    • No acumular las pausas al principio o al final de la jornada. Si solo puede darse una pausa ha de ser aproximadamente a mitad de la jornada.
    • Es preferible que el tiempo total dedicado a las pausas se distribuya de forma homogénea durante el tiempo de la jornada laboral. En ocasiones, muchas pausas breves son más aconsejables para la recuperación que un menor número de pausas prolongadas, basándose la eficacia de las pausas breves en que la primera parte del período de descanso produce el mayor grado de recuperación.
    • En el caso de tareas con elevada carga informativa (tareas administrativas, médico, psicólogo, trabajador social, etc.) deben efectuarse pausas regulares (con una duración aproximada de diez minutos) después de un máximo de dos horas de trabajo continuo.
  • En el caso de tratarse de tareas monótonas (por ejemplo, lavandería) es conveniente no superar las cuatro horas y media de trabajo efectivo y efectuar pausas de diez minutos después de una hora y cuarenta minutos de trabajo, así como alternar este trabajo con otro tipo de tareas.
  • En la medida de lo posible debe dejarse a discreción del trabajador decidir cuando hacer las pausas, los descansos frecuentes antes de alcanzar la fatiga son más efectivos que los descansos largos y menos frecuentes.
  • Es importante que el descanso no se realice en el mismo puesto de trabajo, sino que sea en una dependencia lo más aislada posible del mismo, insonorizada y con unos servicios adecuados: áreas para comer, locales de descanso, etc., con el fin de asegurar el bienestar y una buena realización del trabajo.